dieta sin grasa
Alimentación

Dieta restringida en grasas: qué es y qué tipos existen

Una dieta restringida en grasas consiste en una dieta con bajas cantidades de grasas y se considera una estrategia dietética para la prevención y el control de algunos problemas de salud, como el aumento de los triglicéridos y/o el colesterol, problemas que pueden causar un mayor riesgo de infarto y derrame cerebral.

Los niveles de triglicéridos pueden aumentar en las personas que llevan una dieta inadecuada, son obesas o tienen diabetes, consumen grandes cantidades de alcohol o usan algunos medicamentos.

Sin embargo, existe un raro trastorno genético -que afecta a una persona de cada millón- llamado Síndrome de Kilomicronemia Familiar (FKS) en el que los niveles de triglicéridos pueden ser hasta 100 veces más altos que en una persona sin este trastorno genético.

Para quienes tienen FQS, es fundamental una dieta restringida en grasas, ya que estas personas no pueden metabolizar los triglicéridos ingeridos, que se acumulan en grandes cantidades en la sangre.

Esto se debe a que la persona con FQS tiene una deficiencia en la lipoproteína lipasa, una enzima responsable de la descomposición de los triglicéridos. Como resultado, el metabolismo de los triglicéridos se ve afectado, lo que da lugar a una alta tasa de este tipo de grasa en la sangre, lo que puede dar lugar a graves complicaciones, como la pancreatitis aguda, considerada una emergencia médica.

Por eso es importante para los que tienen SQF restringir el consumo de triglicéridos por la dieta, como una forma de controlar estos índices, y esto se hace a través de una dieta restringida en grasas.

Tipos de dieta restringida en grasas

Hay varias variaciones en la dieta restringida en grasas. Para un adulto que no necesita una restricción, por ejemplo, un promedio de 30% – 35% de las calorías diarias necesarias pueden ser consumidas en forma de grasa. Para aquellos que tienen un problema de salud que requiere una reducción en la ingesta de estas grasas, el valor puede variar dependiendo de la condición. En el caso del SQF, el valor debe ser un máximo del 10% al 15% de las calorías diarias.

Tras la confirmación del diagnóstico, el tipo de dieta restringida en grasas siempre debe ser indicada por un médico y prescrita por un nutricionista, que evaluará las necesidades nutricionales del paciente, con el fin de satisfacer las necesidades de salud y el suministro correcto de nutrientes.

Indicaciones de dieta restringida en grasas

La dieta con control de grasas es una estrategia adoptada para aquellos con colesterol alto y/o triglicéridos. En el caso de los individuos con Síndrome de Kilomecanismos Familiares (FKS), es fundamental para controlar la enfermedad, ya que un paciente con FKS no puede metabolizar los triglicéridos ingeridos7.

Síntomas de los triglicéridos altos en la sangre

En general, los triglicéridos altos en la sangre no presentan síntomas de enfermedad. Cuando los niveles son exagerados, como en el caso de la FPC, el riesgo de pancreatitis aguda aumenta considerablemente1.

Además, las erupciones pueden ocurrir en aquellos con FQS, que son manifestaciones que aparecen en la piel en forma de vesículas rojizas y llenas de grasa, pero que desaparecen en pocos días.

Además, la sangre de los que tienen SQF puede tener un aspecto viscoso y blanquecino, precisamente debido a la alta tasa de triglicéridos presentes allí. Por eso es importante hacerse análisis de sangre rutinarios y, en el caso de un diagnóstico de SQF, seguir la dieta restringida en grasas, porque el cuerpo no puede metabolizar los triglicéridos ingeridos por la dieta.

Diagnóstico y pruebas

Para poder seguir una dieta restringida en grasas, la persona debe haber pasado por un médico y un nutricionista, quienes le indicaron la necesidad de tomar esta medida a través de pruebas clínicas y de laboratorio, como las que miden los triglicéridos y el colesterol.

Con la obligación de restringir las grasas detectadas, se prepara un menú según la necesidad, el peso y las condiciones de salud previas de la persona. Para quienes tienen altos niveles de triglicéridos y colesterol debido a un mal estilo de vida -como el sobrepeso y el consumo de bebidas alcohólicas en grandes cantidades- o si tienen diabetes, la dieta con control de grasas es útil en el tratamiento. Para los que tienen el Síndrome de Kilomecanismos Familiares, la dieta es aún más restringida y debe seguirse al pie de la letra, ya que es la única manera de controlar la enfermedad y prevenir sus complicaciones.

Buscando ayuda médica

Es importante hablar siempre con un médico y un nutricionista sobre una dieta restringida en grasas, y nunca adoptar este estilo de alimentación sin apoyo profesional. Es importante saber que las grasas ingeridas a través de la dieta, cuando se encuentran en cantidad adecuada, tienen funciones fundamentales en el cuerpo.

Los triglicéridos, producidos por el cuerpo y que se encuentran en los alimentos vegetales y animales, también son importantes para el funcionamiento del cuerpo: se utilizan para suministrar energía a los músculos y como reserva de células grasas. En otras palabras, son la moneda energética del cuerpo10.

Sin embargo, es necesario que estén a un ritmo adecuado para no causar daños.

Cuando estos niveles están fuera de control es que entra la necesidad de hacer una dieta restringida en grasas, pero siempre con una orientación profesional. Es importante tener un seguimiento nutricional durante esta dieta para que no se dejen de lado nutrientes importantes, generando escasez.

Precauciones al hacer la dieta restringida en grasa

La dieta restringida en grasas debe ser siempre prescrita y acompañada por un nutricionista. En el caso de los que tienen SQF, la cantidad de grasa permitida en la dieta varía entre el 10% y el 15% del valor calórico diario, o el equivalente de 10g a 20g, dependiendo de la cantidad ideal de calorías a consumir en el día11,12. Este valor exacto debe ser calculado por un nutricionista.

Además, la dieta de los que tienen SQF también proporciona una restricción total de azúcar refinada añadida a los alimentos, la exclusión del alcohol, porque sus excesos se convierten en grasas en el cuerpo. La dieta de los que tienen SQF necesita priorizar los carbohidratos complejos, además de la inclusión de ácidos grasos esenciales (omega-3 y omega-6) y la garantía del consumo de vitaminas liposolubles (A, E, D y K)

Por lo tanto, entre los alimentos recomendados se encuentran las verduras, los cereales integrales, las hortalizas, las proteínas magras, las frutas en cantidades limitadas, las leches y los derivados desnatados y sin azúcares añadidos13.

El uso de triglicéridos de cadena media (TCM) puede ser insertado con moderación en la dieta de los que tienen SQF, porque este tipo de grasa no aumenta las tasas de triglicéridos en los que tienen esta alteración genética13. Sin embargo, sólo un médico o nutricionista puede prescribir el compuesto utilizado en estos casos, ya que la tolerancia a este producto es variable.

Sin embargo, es importante destacar que este producto debe contener sólo triglicéridos de cadena media, y no estar en conjunción con otras grasas.

¿Quién puede hacer que la dieta se restrinja en grasas?

La dieta restringida en grasas puede aplicarse desde el nacimiento, pero los alimentos indicados varían según cada etapa de la vida. Un bebé que tiene el Síndrome de Kilomecanismos Familiares, por ejemplo, no podrá recibir leche materna porque contiene una cantidad de grasa que puede elevar los triglicéridos. Por lo tanto, debe recibir fórmulas lácteas específicas, indicadas por el médico que acompaña el caso.

Con el crecimiento, la dieta cambia para adaptarse a las necesidades nutricionales de cada fase de la vida, como la infancia, la adolescencia, la vida adulta y la vejez, pero siempre con el mismo propósito: reducir la cantidad de grasa ingerida diariamente.

Pronóstico

Quienes tienen condiciones de salud que requieren este control de los alimentos deben ser conscientes de que las nuevas directrices deben convertirse en un hábito y formar parte de la rutina para siempre. Para los que tienen SQF, por ejemplo, un simple deslizamiento en la dieta con un mayor consumo de grasas -incluso temporalmente- puede traer graves consecuencias, como el aumento del riesgo de pancreatitis aguda. Por eso es importante seguir al pie de la letra la dieta prescrita por el nutricionista, optando siempre por alimentos sanos, ricos en vitaminas y minerales, pero con bajo contenido en grasas.

También puede gustarte...