cafe en grano
Alimentación

El café en grano: sus orígenes, beneficios y tipos

Tomar una taza de café cada mañana se ha convertido en una parte importante de nuestra rutina diaria; pues es la que brinda energía para el resto del día. Por esto, el café que consumas debe ser de la mejor calidad, y no hay mejor opción que el café en grano.

Con el café en grano puedes variar la temperatura y el método con que preparas tu café, y siempre obtendrás una bebida muy aromática cercana al café perfecto. Si eres apasionado por el café, debes probar su presentación natural, su verdadera esencia.

¿Qué es el café en grano?

El café en grano es la semilla del fruto de la planta del café, los cafetos. Esta planta produce cerezas y allí se encuentra la semilla. Pero el producto de interés no es el fruto, por lo que no afectan los factores de cambios de temperatura, la cantidad de agua, calidad del suelo, y demás. Es mucho más fácil conseguir un buen grano de café.

La bebida del café se obtiene de un proceso en que se tuesta y prepara el grano. El sabor de la bebida varia por diversos factores, entre ellos el tiempo que transcurre entre moler el grano y consumir el café.

¿Cuáles son los beneficios del café en grano?

  • Es un antioxidante

Uno de los principales antioxidante en la dieta suele ser el café. Pues esta bebida de simple preparación, es en realidad muy compleja; ya que contiene más de 1000 compuestos que tienen propiedades antioxidantes. Además de antioxidantes, vas a recibir vitaminas y minerales.

Los cafés que están un poco tostados pueden llegar a tener mayor cantidad de antioxidantes, y el que más abunda es el ácido polifenol clorogénico. Este es el que le aporta el característico sabor amargo al café.

  • Protege el corazón

En el 2017 se realizó un estudio sobre la relación de la ingesta del café y los riesgos de padecer una enfermedad cardiovascular. Se concluyó que, si se ingiere un promedio de 3 a 4 tazas de café al día, hay muy poca probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular.

También ayuda a mejorar el flujo general de la sangre en las arterias, que se ve reflejado como una mejora en todo el sistema cardiaco. Todo esto gracias a que el café contiene polifenoles, poderosos antioxidantes.

  • Reduce el riesgo de cáncer

Muchas personas temen que el cáncer ayude a desarrollar ciertos tipos de cáncer como de páncreas, estomago, pulmón, ovario, mama y próstata en general. Sin embargo, el European Journal of Cancer Prevention ha desmentido esta información. Por medio de estudios observó que el café no estimula el desarrollo del cáncer.

La Sociedad Americana del Cáncer también concluyó que con las pruebas actuales no es posible determinar que el café sea cancerígeno. Por el contrario, el consumo del café disminuye el riesgo de sufrir de cáncer pancreático, colorectar, en el tracto intestinal y el hígado.

  • Reduce el riesgo de diabetes

Los compuestos presentes en el café ayudan a controlar la resistencia a la insulina. Los ácidos clorogénicos y la cafeína son componentes del café que tienen un impacto positivo en el organismo, disminuyendo el riesgo de padecer de diabetes tipo 2.

  • Ayuda al cerebro

Los efectos del café se pueden extender hasta el cerebro, y puede que hayas experimentado este beneficio. Ayuda que la persona se sienta más activa y concentrada en un tarea. Al igual que mejorar el estado de ánimo, hasta el punto de poder contrarrestar la depresión.

El consumo de café también previene la enfermedad de Parkinson, y el Alzheimer. Y se ha comprobado que estos beneficios no dependen de la cantidad de cafeína, sino de los compuestos liberados al momento de tostar los granos de café.

Café en grano Vs. Café molido

La razón por la que algunas personas prefieren el café molido es porque lo encuentran más cómodo, ya que no requieren de un molino y sienten que demanda menos tiempo.

Pero si eres amante del café, es tu bebida favorita, la mejor forma de tomar café es moliendo el grano. De esta forma puedes experimentar una verdadera experiencia, directo del interior del fruto de los cafetos, a tu taza.

El sabor del café se puede afectar por la humedad y el aire, porque estos disminuyen sus propiedades. De manera que, lo ideal es moler el café momentos antes de ser consumido. Al moler el grano, se desprende la capa exterior, que tiene como función proteger el interior de estos factores.

Por lo que, si mueles el café antes de preparar la bebida, el sabor será mucho más fresco, aromático y sabroso. Una vez lo pruebes una vez, no podrás dejarlo.

 

También puede gustarte...