tipos de vino
Alimentación

Las 5 mejores variedades de vino para entendidos

El vino hace parte de las bebidas más consumidas en el mundo, y existen muchas variaciones, ya que el cultivo y envejecimiento son procesos muy delicados. La forma más divertida de encontrar tu vino preferido es catar las diferentes variedades, aunque puede tomar tiempo.

Tal vez lo que estás buscando está más cerca de lo que crees, ¿buscas un vino suave, fresco, de color intenso y con un suave aroma de coco y vainilla? Necesitas el vino Azpilicueta, creado con las mejores variedades de vino. Si te interesan otros sabores y aromas, estas son las mejores opciones:

Tempranillo es la variedad que más se planta en España. Son casi 200.000 las hectáreas de viñedo destinadas al tempranillo.

Este tipo de vinos se suele utilizar más que todo para crianza, que es un proceso de envejecimiento. Del tempranillo resulta un vino fino, intenso, con buen cuerpo y complejidad aromática. Su color suele ser un rojo rubí embriagante. Y dependiendo de donde se cultive, puede variar la acidez, aunque normalmente es baja.

Esta variedad es la base para vinos ligeros y suaves, pero con muy buen aroma. Además, tiene pocos taninos, que es una sustancia antioxidante que en cantidades muy elevadas puede obstruir la absorción de nutrientes.

  • Pinot Noir

El Pinot Negro o Pinot Noir es una variedad originaria de la Borgoña, Francia. Suelen resaltar porque, a pesar de ser una uva tinta, el color del vino es claro.

Muchos expertos consideran que el vino derivado de la Pinot Noir es de lo más elegantes del mundo. Sin embargo, es muy difícil de cultivar. Es muy sensible a los cambios del tiempo, al viento, y al suelo en que crece.

Los vinos tienden a ser suaves, frescos y con un sabor a fruta natural. Tienen un toque de acidez que enciende, pero no opaca os otros sabores ni es invasivo. Ante el olfato, se siente un olor aromático de frutos rojos.  

  • Merlot

Esta variedad pertenece a la zona del Medoc en Francia. Hace parte de los vinos más reconocidos de Burdeos.

Los racimos son de tamaño mediano, y las bayas son redondas y grandes, de un característico color azul oscuro. Se adapta fácilmente a los cambios de clima y diferentes tipos de suelo.

Los vinos que se fabrican son oscuros, con cantidad de taninos moderada, y debido a que el nivel de azúcar en la uva es muy alto, también lo es el contenido de alcohol. Al probarlos se siente un sabor suave, que puede mejorar después de algunos años en botella. Si envejecen se vuelven trufados.

La variedad Merlot puede contar con aromas a chocolate, ciruelas, pimienta verde, confitura de bayas rojas, vainilla, naranjas amargas, balsámicos y cedros.

  • Cabernet Sauvignon

La Cabernet Sauvignon es de las variedades más conocidas y plantadas en el mundo, y con razón. Gracias a su rusticidad, puede crecer en diferentes climas y suelos y es resistente al frío. Además, es regular en la cosecha y sus uvas son de alta calidad.

Es considerada una variedad premium, se cultiva principalmente en Francia, España, Chile e Italia.

Los racimos son de forma canónica, y las bayas son pequeñas, oscuras, dura y muy jugosas. El vino que produce es de color intenso, un oscuro vivo. Si el vino está joven, tiene una combinación de olores, que incluye el pimiento verde, mente, aceitunas, y hierbas aromáticas.

Dependiendo de la textura de la madera en que se mantenga, puede producir un aroma a tabaco, chocolate, y un poco de mina de lápiz. Pero siempre manteniendo el olor a grosella.

Para acompañar esta variedad de vino se sugieren quesos grasos, carnes rojas y arroces potentes. En general son comidas sabrosas, con cuerpo y grasa, picantes, pastas con salsas fuertes, estofados y chocolates.

  • Syrah

La uva Syrah es una variedad fácil de cultivar, solo requiere de mucho sol, lo que genera temperaturas altas. El cultivo está distribuido por casi toda España. Aunque también se le puede encontrar en Australia, Chile, California y Sudáfrica.

Los racimos son de tamaño mediado, y tienden a ser alargados. Las bayas son de tamaño mediano uniforme, de color negro azulado, consistentes y jugosas.

El vino tiene mucho color, normalmente oscuro es intenso; aún después del envejecimiento el color se mantiene. Tampoco adquieren el olor de la madera, conserva el aroma del cuero alquitrán, ahumado y vainilla.

El Syrah combina perfectamente con platos fuertes, como carne asada aliñada con pimienta, hamburguesa con carne a la BBQ, o quesos suaves como el de cabra.

También puede gustarte...