beneficios moxibustion
Terapias energéticas

Beneficios y contraindicaciones de la moxibustión

¿Has oído hablar sobre esta técnica? En este artículo te contaremos todo lo que necesitas sobre las posibles contraindicaciones de la moxibustión y también de sus beneficios.

¿Qué es la moxibustión?

La moxibustión es una técnica empleada por la medicina tradicional china, por medio de la cual es posible aliviar diferentes dolencias que se presenten en el cuerpo humano. Para ello se emplean las hojas secas o pulverizadas provenientes de la planta moxa artemisa.

Esta puede aplicarse sola o en compañía de otras técnicas similares, como es el caso de la acupuntura o los diversos masajes chinos. Es así como se podrán alcanzar mejores resultados.

A través de la moxibustión, es posible evitar y curar diferentes enfermedades, como, por ejemplo: artritis, estreñimiento, náuseas, fatiga, dolores menstruales, afecciones digestivas, disfunciones sexuales, problemas circulatorios, entre otros. Todo esto puede lograrse gracias al calor que emana la moxa sobre el cuerpo.

Esta técnica se encuentra hecha para complementar los efectos de la acupuntura. Es importante señalar que estas dos fueron declaradas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en China el pasado 16 de noviembre del año 2010.

Si deseas mayor información acerca de esta efectiva técnica, no dejes de leer el siguiente artículo.

 

Puntos para la moxibustión

Existen diferentes puntos a tratar que se pueden utilizar para las sesiones de moxibustión, cada uno se encuentra destinado al mejoramiento de distintas afecciones dentro del cuerpo. Algunos de ellos, son los siguientes:

  • Shenzhu: Dumai 12
  • Fengmen: Vejiga 12
  • Zusanli: Estómago 36
  • San Yin Jiao: Bazo 6
  • Quqi: intestino grueso 11
  • Guanyuan: debajo del ombligo
  • Lingtai: espalda
  • Changqiang: columna
  • Quchi: hipertensión

Al igual que estos, existen otros puntos sobre los cuales se puede trabajar con el propósito de eliminar las molestias que imposibilitan tu calidad de vida.

Se debe aplicar esta técnica de forma progresiva, para que el paciente pueda habituarse a la sensación que se produce con el calor de las moxas en el cuerpo. Por esta razón, debe ser colocada por un especialista en el área, solo así podrán evitarse quemaduras o diferentes lesiones que puedan ser causadas por la planta en cuestión.

 

Beneficios de la moxibustión

La moxibustión es un tratamiento capaz de brindarte los siguientes beneficios:

  • Ayuda a evitar múltiples enfermedades, especialmente las molestias crónicas.
  • Alivia los diferentes dolores del cuerpo.
  • Aumenta los niveles de hemoglobina, al igual que la producción de glóbulos rojos y blancos.
  • Reduce el frío corporal, haciendo que la sangre se caliente.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Permite que fluya la energía a lo largo del cuerpo.
  • Disminuye el índice de lesiones dentro del organismo.

Por si fuera poco, la colocación de moxibustión durante el embarazo, ayuda a modificar la posición que tenga el feto en los momentos previos al parto. De esta manera, se evitan complicaciones durante el alumbramiento

Del mismo modo, la mencionada técnica puede colocarse en personas que tengan un nivel leve de insomnio.

 

Contraindicaciones de la moxibustión

La moxibustión está contraindicada en los siguientes casos:

  • Pacientes con problemas de hidratación: si la persona que recibe el tratamiento siente mucha sed u otro malestar similar, será necesario suspender la sesión.
  • Piel húmeda: si el paciente tiene humedad en su piel, se recomienda no aplicar el tratamiento, para prevenir el surgimiento de ampollas.
  • No realizar sesiones de maxobustión a pacientes que presenten muchas náuseas o fatiga, ya que podría agravarse el cuadro.
  • Este tratamiento se encuentra contraindicado en los niños menores de 7 años.
  • No aplicar si existen heridas abiertas o a pacientes que se encuentren en recuperación.

 

Tipos de moxas chinas

Son varias las moxas chinas que se utilizan para realizar el tratamiento de la moxibustión:

  • Moxa indirecta: para utilizarla, se colocan trozos de jengibre, sal o ajo como base principal de la moxa.
  • Moxa sin humo:  Esta moxa se encuentra hecha de carbón, con ella también es posible hacer el tratamiento en buenos términos.

Para aplicarlas, se puede recurrir a diferentes técnicas, como, por ejemplo: introducir las moxas en cajas y éstas a su vez se colocan encima de los puntos a tratar. Otra forma de hacerlo es realizar movimientos circulares o en forma de picoteo sobre la piel a lo largo de la sesión, si recurres a esta modalidad, debes colocar la moxa a una distancia de 3 o 4 centímetros para evitar daños e incluso quemaduras.

En cualquiera de las formas, el paciente experimentará una suave sensación de calor que le parecerá confortable. Para cada una de las sesiones, se recomienda tratar un mínimo de 6 puntos. Al cabo de unos pocos encuentros, notarás los resultados.

Ten en cuenta que las primeras sesiones tendrán una duración menor a 30 minutos. A medida que se vayan teniendo mejorías, se necesitará menos de 5 minutos para hacer el trabajo.

 

Moxa artemisa

Para el empleo de la moxibustión, se utiliza la raíz de la moxa artemisa, a la que también se le conoce como hierba de San Juan. Esta se coloca en los puntos necesarios para que pueda erradicar la molestia que se tenga.

Esta planta es rica en vitaminas A, B, C y D, magnesio, potasio, aceites esenciales, hierro y demás elementos químicos. Asimismo, funciona como un excelente digestivo, cuenta con propiedades antiinflamatorias e incluso funciona como anestesiante. También era muy utilizada para tratar dolores menstruales o para recuperarse luego de dar a luz.

Si tienes la oportunidad, no dudes en aplicarte esta técnica que, sin lugar a dudas, te ayudará a reducir cualquier dolor que tengas, además de aumentar el calor en tu cuerpo y ayudar a relajarte. Para ello, será preciso recurrir a un experto que te garantice los mejores resultados.

También puede gustarte...