Nutrición estética: mejorar la salud y la belleza comiendo

nutricion estetica

Cuando se trata de estética y belleza, la mayoría de las veces pensamos en procedimientos estéticos e incluso quirúrgicos para lograr lo que se nos presenta como el “cuerpo ideal”, ¡¿no es así?!

Sin embargo, en este contexto el pilar más básico y esencial se olvida a menudo: ¡la comida!

Así es, en este post hablaremos de nutrición y estética

 

¿Qué es la nutrición aplicada a la estética

Los hábitos alimenticios saludables son esenciales para la buena salud en general, ¡y esto no es nada nuevo!

Sin embargo, teniendo en cuenta que la búsqueda del “aplazamiento” del envejecimiento, de la belleza, del peso ideal y del cuerpo, se ha ido mostrando cada vez más creciente y constante entre las mujeres y los hombres y en los más variados grupos de edad.

En este contexto, sabiendo que los nutrientes adecuados desempeñan un papel crucial en estos procesos, la nutrición estética es una parte de la nutrición clínica que, además de proporcionar salud, tiene por objeto mejorar diversos aspectos no deseados de la “parte estética”.

Como ejemplo, podemos mencionar que hoy en día se sabe que a través de una adecuada dieta rica en antioxidantes y una adecuada ingesta de agua y minerales, es posible posponer el envejecimiento de la piel, mejorar la celulitis, entre otros “problemas”.

Aunque puedes estar imaginando que el objetivo de la nutrición estética es mejorar la acción de los cosméticos.. ¡Ningún alimento es “milagroso” por sí solo, ni tampoco potenciará la acción de los cosméticos!

Sin embargo, a partir del momento en que se utiliza un cosmético para un determinado propósito, y también se tiene una dieta adecuada y/o un suplemento para mejorar dicha situación, es seguro que se obtendrán más resultados.

Por ejemplo, sabemos que los problemas dermatológicos como el acné pueden ser causados por cambios hormonales, resistencia a la insulina, deficiencia de algunos nutrientes (como el zinc) o disbiosis (cuando la salud del intestino se ve afectada). Con un tratamiento nutricional adecuado junto con los métodos dermatológicos utilizados (como el ácido retinoico) podemos entonces optimizar los resultados!

Como todo lo demás en la nutrición, la atención se centra en la organización de los alimentos, de modo que se satisfaga toda la necesidad de nutrientes, asegurando que estos nutrientes se absorban, y asegurando que la eliminación de las toxinas se haga correctamente. Se utilizan todos los grupos de alimentos, pero la cantidad y la consistencia dependerá en gran medida de cada persona y cada situación.

En sitios cómo Tú eres el cambio, puedes aprender más sobre nutrición estética.

 

Resumen

Sabiendo que los nutrientes correctos juegan un papel crucial en estos procesos, la nutrición estética es una parte de la nutrición clínica que, además de proporcionar salud, tiene como objetivo mejorar varios aspectos no deseados cuando se trata de belleza y bienestar.

Como todo lo demás en la nutrición, la atención se centra en la organización de los alimentos, de modo que se satisfaga toda la necesidad de nutrientes, asegurando que estos nutrientes se absorban, y asegurando que la eliminación de las toxinas se haga correctamente. Se utilizan todos los grupos de alimentos, pero la cantidad y la consistencia dependerá en gran medida de cada persona y cada situación.

 

Mejoras en la salud

En primer lugar, para asegurar que los nutrientes ofrecidos se absorban de manera correcta y eficiente, necesitamos que el intestino funcione correctamente. Para ello, debemos incluir granos enteros (salvado de avena, germen de trigo, arroz integral, etc.), diversas frutas, verduras, así como un gran consumo de agua, té, etc. En algunos casos, puede ser necesario un tratamiento específico para restablecer y equilibrar la flora microbiana intestinal, pero para ello se requiere la orientación de un nutricionista.

Cuando hablamos de tratamiento estético, debemos partir del principio de un alimento antiinflamatorio, ya que el alimento habitual (carnes grasas, leche entera, alimentos refinados, dulces, bebidas alcohólicas, salchichas y carnes enlatadas) es proinflamatorio, es decir, favorece la aparición de la inflamación. Vale la pena recordar que la inflamación continua (crónica) puede causar alteraciones celulares y contribuir a la aparición de algunas enfermedades.

Esta continua inflamación, aunque extremadamente peligrosa, puede ser modulada por la dieta y los hábitos de vida saludables. Una dieta basada en alimentos antiinflamatorios, reduce la inflamación, promueve la salud y previene el daño a los tejidos del cuerpo.

Hay una gran variedad de alimentos que pueden incorporarse al hábito de comer, de modo que hay un beneficio no sólo antiinflamatorio, sino también antioxidante. Los principales son:

  • Pescado: son fuentes de proteínas ligeras, y sólo por esta razón ya deberían utilizarse más en la dieta habitual, por supuesto que en preparaciones adecuadas (a la parrilla, guisado con verduras, etc.). En el caso de los peces de aguas profundas y saladas (salmón, atún, arenque, sardinas), podemos aprovechar la gran cantidad de Omega 3 que tienen.
  • Verduras: son fuentes indispensables de muchas vitaminas, minerales y fibras. Las de hoja verde oscuro son muy ricas en nutrientes que combaten la inflamación y los radicales libres. Los vegetales de naranja son fuentes de betacaroteno, un excelente antioxidante. Lo ideal sería rotar las verduras para obtener más nutrientes.
  • Frutas: además de las verduras, es importante tener una variación constante de las frutas que se consumen. Los cítricos son fuentes de vitamina C, que actúa como antioxidante. Los frutos rojos, además de la acción antioxidante, también actúan contra la inflamación.
  • Frutos secos: los anacardos, las nueces de Brasil, las almendras y las nueces, son alimentos ricos en selenio, que actúa como antioxidante, además de tener buenas grasas.
  • Semillas: Las semillas de lino también son ricas en Omega 3. Sésamo, rico en calcio y fósforo, y grasa de buena calidad. El germen de trigo tiene una acción protectora contra la contaminación. La quinua es una excelente fuente de proteínas, grasas buenas, vitaminas, fibras y minerales.

Todas las colocaciones hechas aquí traerán no sólo beneficios estéticos, sino lo más importante: ¡garantizarán una mejora de la salud en su conjunto y, por consiguiente, también de la parte estética!

 

Resumen

En primer lugar, para asegurar que los nutrientes ofrecidos se absorban de manera correcta y eficiente, necesitamos que el intestino funcione correctamente. Para ello, un correcto consumo de fibra y una adecuada hidratación son esenciales!

Cuando hablamos de tratamiento estético, debemos partir del principio de una dieta antiinflamatoria, ya que la dieta habitual (carnes grasas, leche entera, alimentos refinados, dulces, bebidas alcohólicas, salchichas y conservas), es pro-inflamatoria, es decir, favorece la aparición de la inflamación.

Esta continua inflamación, aunque extremadamente peligrosa, puede ser modulada por la nutrición y los hábitos de vida saludables. Una dieta basada en alimentos antiinflamatorios reduce la inflamación, promueve la salud y previene el daño a los tejidos del cuerpo.

Los alimentos antiinflamatorios y antioxidantes que mejoran la salud y la estética incluyen: pescado, verduras, frutas, nueces, semillas y granos enteros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *