practica del qi gong
Terapias energéticas

La práctica del Qi Gong y sus beneficios

Aunque no se trata tradicionalmente de una terapia sanadora, esta técnica oriental ayuda a armonizar el cuerpo.

El término Qi Gong engloba una serie de prácticas energéticas que se han venido desarrollando en China desde los inicios chámanicos de su civilización. El término, sin embargo, es relativamente reciente. La palabra Gong indica un entrenamiento que se mantiene durante mucho tiempo. Qi significa “aire”, “movimiento”, “energía” o “aliento vital”. Qi Gong viene a significar “entrenamiento sobre el Aliento Vital”.

Significado del QI Gong

La noción de Qi es bastante simple, y a la vez compleja. Es algo que las palabras alcanzan apenas a definir. Dentro del significado global de “aliento”, encontramos muchos matices, desde un aspecto burdo, evidente, hasta otros mucho más sutiles. Por ejemplo, cuando hablamos del cuerpo físico, lo hacemos de la forma más evidente de Qi en nosotros, de su condensación más sólida, de algo que podemos ver y tocar.

Los tres terosos (San Bao)

También podemos referirnos al aire que respiramos, pero aquí ya existe una connotación ligada a la vida y a su mantenimiento en el cuerpo, de modo que estamos hablando de Qi pero con una cualidad más sutil: no lo podemos ver ni tocar, pero en su forma más evidente, la respiración, lo podemos percibir con facilidad a través de su movimiento y su poder de dinamizar el cuerpo. Si hablamos de “aliento” introducimos un matiz aún más incorpóreo, hablamos de chispa de vida, de aliento vital, incluso de alma, y eso también es Qi, pero con unas connotaciones aún más sutiles: es en sí mismo la vida, animada y mantenida por la respiración y manifestada en el cuerpo. A esto se le llaman los Tres Tesoros (San Bao): Jing (cuerpo), Qi (vitalidad), Shen (espíritu), que, unidos, forman el Qi general de nuestro ser completo.

Podemos realizar muchas divisiones y matices del Qi, tanto en el ámbito terrestre, celeste o humano, así que su calidad varía en función del punto de vista que elijamos para acercarnos a su comprensión. De ésta surge la labor del alquimista, que refina las sustancias en estado bruto y las transforma hasta obtener su esencia.

¿Para qué sirve practicar el Qi Gong?

La práctica del Qi Gong trata de realizar este proceso de alquimia en el cuerpo, el mental y el espíritu. Se trata de conocerse, limpiarse y llegar a transformarse utilizando como herramientas los ejercicios físicos, respiratorios, mentales y espirituales. Algunos autores hablan del Qi como energía bioeléctrica y citan experimentos que la ciencia oriental y occidental ha hecho al respecto. Desde este punto de vista, el hombre es energía, es una unión de átomos que se han condensado en un espacio reducido hasta formar la materia del cuerpo. Nuestra red atómica, de mayor o menor densidad según qué partes, está conectada con otros átomos que, con mayor o menor condensación, forman una red aún mayor, que se expande hasta el infinito.

En las leyes de la Física, se dice que la energía es liberada a partir de la materia y que la materia es una forma física de la energía. Desde un acercamiento científico, el Qi parece originarse en algún tipo de reacción química de la materia pero, a su vez, constituye la materia en sí misma. Qi es energía que se libera y se manifiesta como una fuerza (calor, luz o electromagnetismo), que circula y se genera continuamente. En el cuerpo humano, esto ocurre gracias a la influencia de la energía procedente de la naturaleza, de las reacciones químicas producidas por la ingestión de los alimentos y del aire que respiramos, de la práctica de los ejercicios y del importante papel que la mente juega en esta dinámica. El Qi es distribuido por fuerzas electromagnéticas que se generan en el interior del cuerpo: pensamiento y movimiento, y está bajo la influencia de los campos electromagnéticos externos: el generado por la tierra, por los movimientos de las estrellas y los planetas, por los cambios climáticos, por las antenas y las redes de emisión de ondas que ha construido el hombre…

Qi gong y salud mental

En resumen, Qi es lo que nos mantiene vivos y es el responsable de la buena marcha de todos los procesos y funciones corporales, de la respiración, de las capacidades mentales. Es quien puede reparar los daños producidos en nuestro cuerpo. Al ser una corriente que circula desde las zonas donde hay más cantidad de carga electromagnética en los átomos hacia las que hay menos, tiende a equilibrarse a sí misma de forma natural. Por ello, decimos que el cuerpo siempre tiende al equilibrio.

El Qi también tiene que ver con la mente, la consciencia, con percibir nuestra unión en el interior del cuerpo y también con lo que nos rodea: las influencias celestes, terrestres y humanas. Pero también nos vincula con la fuente de estas influencias, una corriente superior a nosotros que mueve al Universo y continuamente lo crea y destruye. Los movimientos de Qi Gong, tanto si su raíz es taoísta, budista o tibetana, trabajan con esa idea de unificar el cuerpo, la respiración y el aliento vital, la intención y el espíritu, poniendo todo esto en conexión con ese algo superior.

Un poco de filosofía

El origen de las prácticas energéticas es la búsqueda de la fusión del hombre con la fuente de toda existencia, la fuerza de vida que, en el transcurso de la historia humana, ha recibido diferentes nombres para tratar de explicar su esencia y poder referirnos a ella, sabiendo que al hacerlo estamos limitándola y que va mucho más allá de las simples palabras. Esta consciencia superior, este flujo energético global, que guía al Universo y, por lo tanto al hombre, en determinadas prácticas energéticas chinas recibe el nombre de Tao.

El Tao es también un camino, una vía de acceso a esta fuente original, una manera de vivir y de estar en el cuerpo, a la escucha de ese algo que no está condicionado por nada y que actúa a pesar nuestro. A través de esta conexión con la fuente, con el Tao, el hombre se une a la fuerza de vida que le hace encarnarse, tomar un cuerpo para llevar una existencia sobre la tierra, como una de las formas en que esta energía creadora se manifiesta en el Universo.

Y dentro de esta encarnación, hay una parte en nosotros que está sujeta a condicionamientos que existen provocados por  nuestra personalidad, ego, normas sociales, pulsiones inconscientes, instintos, memoria genética familiar, de especie, por memorias de cosas que hemos vivido, que no hemos digerido ni aceptado y que acaban enquistándose, anudando nuestros tejidos corporales. Pero hay otra parte en nosotros que sí actúa libremente y que está ligada a esa fuerza de vida-muerte, al manantial, al Tao. Con el Qi Gong, tratamos de calmar y limpiar todo aquello que nos impide percibirla, para aprender a dejarnos llevar por ella. Cuando lo hacemos, puede decirse que actuamos alineados con nuestra verdadera naturaleza, desde un estado de consciencia que solemos llamar “alterado” y que, sin embargo, debería ser cotidiano.

¿Qué beneficios tiene practicar el Qi Gong?

El Qi Gong consiste en ejercicios que buscan, sobre todo, regular el cuerpo, regular la respiración y regular la mente. Esta armonización repercutirá en la salud de cuerpo y de la mente, mejorándola y manteniéndola. Al poner a punto el cuerpo, alineándolo correctamente a través de las prácticas físicas, la energía podrá circular más libremente en sus cauces ( canales energéticos), de modo que habrá una buena nutrición de los tejidos y los órganos, reforzando los sistemas corporales.

Regular el Qi a través de una respiración correcta contribuye a calmar o dinamizar el cuerpo y la mente, es el puente que tendemos entre ellos, la puerta que nos conducirá a un estado de consciencia sereno y a la vez vigilante. Regular la mente nos permitirá acceder a la vigilancia, un estado de despertar que requiere una total calma mental y que nos permitirá tomar contacto con lo que somos y lo que nos rodea. Desde este estado, las emociones se calman, se viven de otro modo, con desapego, dejamos de estar movidos y atrapados por ellas y comenzamos a funcionar desde una parte no emocional, ligada con nuestro ser profundo, con el corazón, con el espíritu.

En las prácticas energéticas, entre ellas el Qi Gong, el objetivo de los ejercicios es unificar cuerpo, mente y espíritu, poniendo ese conjunto en relación con una consciencia superior. Para poder establecer esta relación mediante nuestra comprensión occidental, muy diferente de la oriental, se hace necesario descomponer ese todo por partes, despertando la consciencia en cada una de ellas. Se realiza una labor de alquimia que refina su esencia y las transforma, para, finalmente, volver a situar cada parte con respecto de la unidad que somos,  poniendo a su vez esta unidad al servicio de ese algo superior.

¿Cuál es el objetivo?

En los movimientos, el objetivo es observarnos con la idea de comprender la naturaleza de lo que estudiamos sin darles un tinte que las clasifique, sin juzgarlas. Luego, las moldeamos con ciertos ejercicios para desbloquearlas y ponerlas a punto para que funcionen con plenitud. Volveremos a observarnos para sentirnos, sin que el mental actúe demasiado, comprendiendo las cosas con el cuerpo, con las células, pero yendo luego más lejos.

Así, en los ejercicios se favorece nuestro estado de salud, aprendemos a armonizar y cuidar las energías, se restituye el flujo suave de Qi y se comprende en profundidad la naturaleza de las fuerzas que somos y que nos rodean, para aprender a equilibrarlas.

Esta forma de entender las cosas es una de las vías que existen hacia el autoconocimiento y la aceptación de lo que somos, hacia el logro de un estado de calma y armonía necesario para ir cada vez más lejos en nuestra comprensión de la vida y de nosotros mismos. Existen otras vías y todas serán válidas mientras nos ayuden a ser verdaderamente libres, a escuchar nuestro corazón y a seguir sus pasos, ya que el corazón está estrechamente ligado a esta fuente de vida.  Poco a poco, aprenderemos a combatir en la vida aceptando lo que somos y lo que nos limita, a transformar esos límites refinando lo que somos, a marchar libremente por un sendero con corazón.

¿Te gustaría conocer otro término mágico? ¡Descubre el nankurunaisa!

También puede gustarte...