Homeopatía

Propiedades y beneficios del CBD

El CBD es uno de los cientos de elementos químicos que se encuentran en la planta del cannabis. También conocido como cannabidiol a diferencia de otros de sus compuestos, no se trata de un principio adictivo y está demostrado que tiene efectos beneficiosos frente algunas dolencias muy frecuentes en la población.

Comprar CBD es legal, no hay ninguna ley que lo prohíba, y su uso en cualquiera de sus múltiples formas puede ser de gran ayuda a personas que no toleran otros tratamientos o que encuentran un mayor alivio con este.

¿Cómo se obtiene el CBD de la planta?

El CBD ya descarboxilado se extrae de la planta empleando métodos seguros, como el que proporciona un extractor de circuito cerrado, que separa los cannabinoides y permite aislar el CBD del THC y de otros elementos. Así es como se consigue un producto puro, concentrado y apto para su utilización en la elaboración de artículos medicinales o alimentarios.

¿Qué beneficios aporta su utilización a la salud?

Los beneficios del empleo de CBD dependen de su manera de presentación y, por tanto, de aplicación. Los modos más frecuentes de encontrarlo son aceites, cápsulas, sprays y flores.

  • Aceites: Aunque casi todo el CBD se presenta en una base de aceite, con estos se hace referencia a los de uso tópico. Se aplican mediante un masaje en la zona a tratar, con lo cual los hace idóneos para problemas en articulaciones, músculos y tendones, aunque también alivian el eccema y la psoriasis. Muchas veces van incorporados en cremas de uso cosmético para añadir sus propiedades regenerativas y potenciar las del propio cosmético.
  • Cápsulas: Son utilizadas para aliviar los dolores crónicos y como anticonvulsivo. Esta forma de consumir CBD es, sin duda, la más cómoda de todas y suele usarse en personas que están más acostumbradas a la ingesta que a las friegas u otras formas. Al entrar vía sistema digestivo, el concentrado de CBD se distribuye por la sangre teniendo una mayor efectividad. Su toma está condicionada al peso, la edad y características de cada persona para que su efecto sea el deseado.

Un punto aparte merecen las flores CBD, ya que representan su estado más natural. Proceden del cultivo de plantas que ya cumplen con los requisitos legales sobre la cantidad de THC que contienen, y en consecuencia son aptas para el consumo y no necesitan pasar por ningún otro proceso más que el de recolección y leve secado.

Se emplean sobre todo para aliviar el estrés y lograr un estado de relajación óptimo, sin pérdida de consciencia ni otros efectos indeseables, que facilita el descanso y el bienestar general.

Son muy apreciadas en la gastronomía, por el hecho de que además de proporcionar los efectos beneficiosos del CBD, aportan sabores y aromas exquisitos y diferentes a los de siempre.

Al CBD también se le atribuyen propiedades neuroprotectoras, con lo cual es un compuesto idóneo para frenar enfermedades neurológicas como la ELA o el Parkinson.

Ante la confusión existente, y ante la duda, sobre la utilización del CBD, lo más aconsejable es dirigirse a quién de verdad conoce esta planta y sus propiedades y descartar las informaciones malintencionadas cuya finalidad no es precisamente el cuidado de la salud.

También puede gustarte...